martes, 25 de diciembre de 2012

TAPONES LAGRIMALES


En nuestra entrada anterior en el blog hablamos del ojo seco y la innovación en un tratamiento para este, como es el plasma rico en factores de crecimiento. En esta entrada les quiero contar sobre otro tipo de tratamiento para el ojo seco como puede ser la oclusión de los puntos lagrimales, para así reducir el drenaje lagrimal y mantener las lágrimas naturales. Puede resultar muy efectivo en pacientes con Querato conjuntivitis Seca , especialmente cuando se asocia  con toxicidad por lo conservantes.


Exiten tres tipos de oclusiones de los puntos lagrimales distintas:
Hiperemia e inyección limbar debido a irritación en ojo seco

I. OCLUSIÓN TEMPORAL. Con la inserción en los canalículos de tapones de colágeno disponibles comercialmente. El objetivo principal de la oclusión temporal es evitar la epífora que ocurre después de la oclusión permanente. Inicialmente se ocluyen los cuatro puntos lagrimales y el paciente es revisado al cabo de una semana. Si se ha inducido epífora, se retiran los tapones superiores y el paciente se examina de nuevo al cabo de otra semana. Si está asintomático, los tapones pueden retirarse y los canalículos inferiores se ocluyen permanentemente. La oclusión temporal puede llevarse a cabo también con láser de argón.



II. OCLUSIÓN A LARGO PLAZO REVERSIBLE. Puede durar varios meses, y se consigue con los tapones de silicona. Las principales complicaciones suelen ser: extrusión, formación de granulomas y migración distal que  causa inflamación.
Imagen fluoroscópica de tinción corneal con punteado superficial en Queratitis Seca

III. OCLUSIÓN PERMANENTE. Se consigue mediante implantes no reabsorbibles, como los implantes de polietileno que han sido usados para ocluir el canalículo y valorar cuantitativamente la función del canalículo contraaltitudinal.

Los llamados tapones punctales tienen una porción externa más ancha que impide la migración por el canalículo y que se sitúa por fuera del orificio lagrimal. También poseen una porción interna más ancha que el resto del cilindro, que impide la extrusión y que se debe  posicionar en  la ampolla canalicular, entre la porción vertical y horizontal del canalículo.

 

Recientemente se están implantando en los puntos lagrimales otro tipo de tapones con una indicación completamente distinta, estos se llaman "Minimonoka".

Una de las causas de que el ojo llore es la obstrucción o estrechez de la vía lagrimal, el sistema de drenaje de la lágrima hacia la nariz. En este caso, el lagrimeo se denomina "epífora", porque la producción de lágrimas es normal y lo que falla es el drenaje.

Cuando la estrechez se encuentra en los puntos lagrimales, se puede solucionar con un pequeño corte que denominamos "puntoplastia". Si la estrechez continúa en los canalículos, la puntoplastia puede no ser suficiente.

En este caso, podemos colocar un tubito desde el punto lagrimal hasta el saco lagrimal, camino de la nariz. Lo dejamos en posición durante uno o dos meses y al retirarlo conseguimos que el canalículo y el punto se hayan dilatado lo suficiente y la lágrima pueda pasar sin problemas. Este tubito se llama "minimonoka" y sirve para las estenosis altas de la vía lagrimal.




 

Implante tubo "Minimonoka" para la dilatación del canalículo lagrimal


Escrito por el Instituto de Oftalmología Avanzada
Esther López Artero
Dpto. Optometría clínica. 

2 comentarios:

  1. que consecuecias, fiabilidad y resultados tiene esta intervención

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuál de ellas?
    La oclusión tanto temporal como a largo plazo o permanente de los puntos lagrimales no se trata de una intervención como tal, si no un tratamiento,en casi todos los casos efectivo, para el ojo seco. Se realiza en consulta.
    Si hablamos de la dilatación de las vías lagrimales mediante la inserción de los "Minimonoka", no hay complicaciones y en la mayor parte de los casos funciona para tratar la epífora. Resulta más eficaz que la "puntoplastia"

    ResponderEliminar