miércoles, 6 de junio de 2012

CEFALEAS. DISTINTAS FORMAS DE PRESENTACIÓN



¿Quién no ha sufrido alguna vez un dolor de cabeza? 

Este dolor que sufrimos con tanta frecuencia normalmente afecta un lado de la cabeza, y puede estar asociado a varios causas que explicaremos más adelante, dependiendo de su prolongación en el tiempo y magnitud de dolor.

Podemos clasificar las cefaleas en Tensionales o por contracción muscular o en Migrañas. 


CEFALEA TENSIONAL

La cefalea tensional es una de las formas más comunes en las que se presentan los dolores de cabeza y puede ocurrir a cualquier edad, aunque es más común entre los adultos y los adolescentes. Afecta al 3% de la población Suele ser episódica, extendiéndose su duranción en el tiempo de forma variable según el caso, pudiendo incluso hacerse crónica. El dolor se manifiesta de forma continua, pero "llevadera", y se caracteriza por ser opresivo.

Se considera crónica si sucede dos o más veces por semana durante algunos meses o más. Los dolores de cabeza diarios y crónicos pueden resultar del tratamiento deficiente o excesivo de un dolor de cabeza primario. Por ejemplo, los pacientes que toman analgésicos más de 3 días a la semana de manera regular pueden padecer cefaleas de rebote.

Estas cefaleas ocurren cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo se tensionan o se contraen. Las contracciones musculares pueden ser una respuesta al estrés, la depresión, un traumatismo craneal o la ansiedad.
Cualquier actividad que obligue a la cabeza a mantener una sola posición durante mucho tiempo sin moverse puede ocasionar dolor de cabeza.

Otros desencadenantes de las cefaleas tensionales son:
  • Factores psicológicos (estrés, tensión emocional, depresión...)
  • Cafeína (demasiada o abstinencia de ésta)
  • Alcohol
  • Resfriados y gripe
  • Problemas dentales como apretamiento de la mandíbula o rechinamiento de los dientes
  • Tensión ocular
  • Consumo excesivo de tabaco
  • Fatiga
  • Congestión nasal
  • Esfuerzo excesivo
  • Infección sinusal

Esfuerzos visuales tales como la astenopía causada por enfocar graduaciones o defectos refractivos bajos no corregidos, o compensar disfunciones acomodativas o binoculares, como un pequeño desalineamiento ocular o problemas de fusión estereoscópica, también pueden ocasionar cefaleas. Este tipo de cefalea desaparece en cuanto se trata la condición. Estas cefaleas se suelen localizar en la zona frontal u ocular.


MIGRAÑAS

La incidencia de personas que sufren migrañas es del 17% de la población; con más prevalencia en mujeres que en hombres. Se puede dar con o sin Aura. El 25% de las migrañas se presentan con Aura, y se produce debido a una hipersensibilidad de la corteza visual.

Fisiopatológicamente se ha creído durante mucho tiempo que el orígen de las migrañas era vascular. Hoy día se sabe que la migrañas se deben a una hiperexcitabilidad de la corteza visual.
El dolor migrañoso suele ser unilateral, pulsátil, de intensidad moderada-alta, y que empeora con el movimiento. Los síntomas que pueden acompañar a la migraña son náuseas o vómitos y fotofobia.

Sobre la especial susceptibilidad de algunas personas a sufrir migrañas, las crisis se desencadenan a menudo por la intervención de factores desencadenantes como la menstruación y cambios hormonales, estrés, alteraciones meteorológicas y ciertos alimentos.

El aura consiste en manifestación visual en forma de escotoma centelleante, figuras geométricas coloreada o destellos fugaces coloreados. Normalmente acompañan o preceden al dolor de cabeza, y pueden durar de 10 a 60 minutos. También puede ocurrir una alteración en la percepción de las formas, o alucinaciones visuales complejas.




Escrito por el Instituto de Oftalmología Avanzada
Esther López Artero
Dpto. Optometría clínica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada