jueves, 13 de octubre de 2016

JUEVES 13 DE OCTUBRE. DÍA MUNDIAL DE LA VISIÓN

Con motivo del DIA MUNDIAL DE LA VISIÓN (WSD) que se celebra anualmente el segundo Jueves de Octubre; este año queremos hacer conciencia aportando información relevante y consejos sobre el cuidado de nuestros ojos y como consecuencia de nuestra visión. Es labor de todos; gobiernos, organizaciones sanitarias, y profesionales dedicados al cuidado de los ojos, la de impulsar la prevención de la ceguera en el mundo. 

  • Aproximadamente 39 millones de personas en el mundo son ciegas y 246 millones sufren una alguna discapacidad visual moderada o severa (baja visión).
  • 90% de las personas ciegas viven en países de bajos ingresos
  • El 80% de las causas de ceguera o discapacidad visual son tratables o prevenibles.
  • Las estrategias para la prevención de la ceguera y los recursos para la restauración de la visión se encuentran entre las intervenciones más costo-efectivas de la atención sanitaria.
  • El número de personas ciegas por causas infecciosas se ha reducido considerablemente en los últimos 20 años.
  • Alrededor del 65% de todas las personas con alguna discapacidad visual son mayores de 50 años.
  • Debido al aumento del envejecimiento poblacional en los países desarrollados, cada vez más gente está en riesgo de sufrir alguna deficiencia visual relacionada con la edad.
Con el objetivo de concienciar o sensibilizar a las personas acerca de la importancia que tiene prevenir y tratar la pérdida de visión, aquí tenéis algunos consejos sobre cómo alimentación nos puede ayudar a mantener la salud visual.
No solo comer zanahorias es bueno para la vista, disponemos de muchos más alimentos en nuestra huerta capaces de brindar beneficios a nuestra visión, como la prevención de enfermedades oculares.
Todos sabemos que el aporte de vitamina A es bueno para los ojos, pero además existen muchos alimentos que por su contenido en antioxidante, vitaminas E, C, zinc, luteína, zeaxantina y ácido grasos omega 3, también tienen propiedades preventivas:
  1. Tanto la luteína como la zeaxantina son pigmentos carotenoides que se localizan en la mácula, parte central de la retina con máxima densidad de fotorreceptores que nos permite tener una visión con alta definición. Estas sustancias hacen la función de antioxidantes oculares, evitando la formación de radicales libres que puedan dañar los tejidos oculares. Ambos se encuentran en alimentos de hojas verdes como las espinacas, los berros, el brócoli, la acelga y la col.
  2. Los ácidos grasos omega 3 son las denominadas grasas buenas o beneficiosas para controlar la inflamación de la mácula y prevenir su degeneración, así como para tratar el sequedad ocular que ocurre en mujeres con trastornos hormonales causados en la post menopausia. El omega 3 se encuentra en pescados como el salmón, la sardina, el atún y la trucha.
  3. La vitamina C es el antioxidante por excelencia, por lo que su consumo en conjunto con el resto de antioxidantes como la luteína y la zeaxantina, ayuda a disminuir el daño por oxidación en la mácula. Entre los alimientos que contienen vitamina C, se encuentran los cítricos, las fresas, la guayaba, el brócolo y los pimientos.
  4. Vitamina E. Otro importante antioxidante que previene el deterioro de la células del daño por radicales libres. Alimentos como las almendras, el germen de trigo y las semillas de girasol, son fuente de esta vitamina.
  5. Zinc. Nutriente inorgánico esencial para la absorción, transporte y utilización de la vitamina A. Se ha asociado la ceguera nocturna o incapacidad de adaptación a la oscuridad con la falta de este nutriente, debido a la deficiencia de vitamina A. Las ostras, las semillas de calabaza (pepitas), los cacahuetes, el ajo, los frijoles y las lentejas son alimentos con alto contenido en zinc.
  6. Antioxidante como el selenio presente las nueces, ostras y pescado; los flavonoides, en el chocolate; y las antocianinas presentes en las moras, fresas, frambuesas y cerezas; se han relacionado con un menor riesgo de problemas oculares.
Hay que hacer hincapié en señalar que también hay enfermedades asociadas a la nutrición, como la diabetes o la hipertensión, que pueden producir afectación en la fisiología de las estructuras oculares. 
En definitiva, una correcta y variada alimentación es esencial para contribuir a la prevención y mantenimiento de nuestra salud visual. Nosotros como profesionales especialistas en el cuidado de la visión, aconsejamos que no dejen de acudir a sus revisiones oftalmológicas para que las personas que en un futuro puedan sufrir alguna discapacidad visual sean cada vez menos, gracias a la prevención y el tratamiento previo.  

¡ FELIZ DÍA MUNDIAL DE LA VISIÓN !















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada