sábado, 14 de marzo de 2015

ECLIPSE SOLAR. CÓMO MIRARLO SIN QUE AFECTE A NUESTROS OJOS.


El próximo 20 de marzo de 2015 se producirá un eclipse de sol total. Un eclipse solar es el fenómeno que se produce cuando la Luna oculta al Sol, desde la perspectiva de la Tierra. Esto sólo puede pasar durante la luna nueva (Sol y Luna en conjunción).

Será justo el día de equinoccio, es decir, cuando empieza la primavera. La mayor duración de la totalidad será de 2 minutos y 47 segundos frente a la costa de las Islas Feroe (Dinamarca)
Un eclipse pueden ser:
  • Parcial: Cuando la Luna no cubre por completo el disco solar, que aparece como un creciente.
  • Semiparcial: Cuando la Luna casi cubre por completo el Sol, pero no del todo.
  • Total: desde una franja (banda de totalidad) en la superficie de la Tierra, la Luna cubre totalmente el Sol pero fuera de ella el eclipse es parcial.

El eclipse se podrá ver desde toda Europa y dependiendo de la latitud en mayor o menor grado. En  Islandia y Escandinavia se podrá ver prácticamente total y en el Polo Norte se verá como un eclipse total. En España podremos ver el 76% de la superficie solar oscurecida desde La Coruña, el 67% desde Madrid y el 46% desde Canarias. En nuestro país el eclipse comenzará a las 9:05 horas , alcanzará el máximo apogeo a las 10:08 horas y terminará a ls 11:20 horas.
 
Un eclipse es un fenómeno natural interesante que puede poner en riesgo la vista del observador  si no toma los cuidados necesarios. Observar el Sol directamente puede producir  quemaduras en la retina  y ceguera permanente. Como regla general, nunca debemos mirar al sol directamente, ni con gafas de sol, ni con filtros solares que no estén destinados para ello. 
El peligro está en que como el Sol “está oculto” no nos molesta a los ojos cuando lo miramos directamente e incluso podemos aguantar varios minutos durante los cuales, sin que nos demos cuenta, la radiación ultravioleta está causando daños irreparables en nuestra retina que notaremos al rato, cuando ya no tengan solución.
Por eso, sólo debemos mirar al sol con los filtros homologados  por la Comunidad Europea o las denominadas “gafas de eclipse”, todos ellos con un índice de opacidad de 5 o mayor y siguiendo al pie de la letra las instrucciones de uso.


Imágenes fundoscópicas (Retinografías arriba y Angiografías abajo) de una lesión fótica en ambos ojos después de mirar a un eclipse solar. Defecto del epitelio pigmentario redondeado de localización central que afecta con disminución de la visión.
Imágenes por cortesía del Dr. Bueno Palacín.

 
Las medidas de obligado cumplimiento en toda observación solar son:
  • No mirar jamás directamente al Sol.
  • No mirar jamás directamente al Sol a través de gafas oscuras, películas veladas, radiografías o cristales ahumados con una vela.
  • No mirar jamás directamente al Sol a través de lentes, lupas, oculares, gemelos, prismáticos, telescopios ni demás aparatos de ampliación de imágenes.
  • No mirar jamás directamente al Sol a través del visor de las cámaras fotográficas, ni siquiera aún cuando ésta sea del tipo réflex, salvo que se disponga de un filtro adecuado, y nunca más de un minuto seguido.

Podremos utilizar durante unos segundos como filtro solar el cristal oscuro de soldador número 14 que se puede comprar en ferreterías, o bien hacer una observación indirecta. Explicaremos varias técnicas de observación indirecta:

1-   Se puede perforar un agujero diminuto con la ayuda de un alfiler en una hoja de cartón. Se hace pasar la luz solar a través del agujero y se proyecta sobre un papel u otra superficie lisa.

2-   Proyección con binoculares: Se tapa uno de los lentes de los binoculares y se hace pasar la luz a través del lente abierto. ¡NUNCA MIRAR AL SOL DIRECTAMENTE A TRAVÉS DE LOS BINOCULARES!  Ya que puede producir quemaduras graves e instantáneas en la retina.

3-   Proyección con telescopio: es una de las mejores técnicas para observar un eclipse. Se hace pasar la luz del Sol a través del telescopio y se proyecta sobre una superficie lisa. Se pueden observar algunos detalles de la superficie solar. Es recomendable utilizar los lentes de menor aumento, ya que producen imágenes más grandes y generan menos calor, protegiendo así el instrumento.

Los animales son muy sensibles a este fenómeno. Los que tienen hábitos diurnos se preparan para dormir (los pájaros por ejemplo) y algunos reaccionan con nerviosismo. Durante el punto máximo de ocultación del Sol la mayoría de los animales guarda silencio.
Es muy curioso observar las sombras ya que durante el punto de máxima ocultación se alteran  de forma perceptible.
Se puede fotografiar un eclipse de sol y sirve cualquier cámara de control manual, especialmente las del tipo S.L.R, siendo preferibles los objetivos de distancia focal larga, de manera que se pueda impresionar el Sol al mayor tamaño posible.
Deberemos tener especial cuidado con los niños, no sólo porque su retina es más sensible , sino porque además controlamos menos si están mirando directamente o no al sol. El consumo de alcohol u otro tipo de drogas puede afectar en mayor grado por la dilatación de las pupilas que conlleva.

Paloma Luque Morillo
Dpto. Optometría Clínica


No hay comentarios:

Publicar un comentario