jueves, 13 de marzo de 2014

COLOBOMA DE IRIS



El coloboma de iris es un defecto congénito  que puede ser hereditario o no y que se describe como una fisura en el mismo. Puede afectar a otras estructuras del ojo.

PATOGENIA

Durante el tercer mes del embarazo los ojos del feto comienzan a desarrollarse rápidamente, empezando como un pequeño brote, el cual germina de manera que todas las partes intrincadas del interior del ojo puedan ser formadas y alimentadas. Para ayudar a esta alimentación se abre dentro de cada  futuro ojo la llamada fisura embrionaria que una vez terminado el desarrollo se tiene que cerrar. En algunos casos, o  no lo hace o se cierra parcialmente quedándose  algunas estructuras del ojo sin terminar de fornarse completamente. Aparece así lo que  llamamos coloboma.
La mayoría de los casos los colobomas son de causa desconocida y no se relacionan con otras alteraciones ni patologías.

Coloboma de iris


Iris normal



CUADRO CLÍNICO
La existencia de un coloboma de iris suele dar pocos problemas a nivel visual  (deslumbramientos, fotofobia, imágenes fantasma...) ,  pero si están afectadas otras estructuras del polo posterior del ojo (como la coroides, la retina o el nervio óptico)  la visión si estará más comprometida.
Los colobomas del iris aparecen como una especie de muesca  redonda  y negra localizada dentro o al lado del iris (parte  coloreada del ojo) o en el borde de la pupila, dándole a ésta una forma irregular.
Un coloboma  puede extenderse a otras estructuras como  el cristalino y si es de tamaño grande, puede afectar  también al iris y a la coroides lo que aumenta el riesgo de desprendimiento de retina. El defecto puede extenderse  incluso a la retina,  a la coroides o y al nervio óptico

DIAGNÓSTICO
Al ser un defecto congénito, el diagnóstico lo hará en primer lugar el pediatra que le trate en el momento del nacimiento. Será necesario hacer un examen completo del  fondo del ojo y seguimientos constantes para ver la evolución. Habrá que tener especial atención si además de al iris el coloboma afecta al cristalino, a la retina, a la coroides  o al nervio óptico pues son éstas alteraciones las que pueden dar más afectación visual al paciente.


Escrito por el Instituto de Oftalmología Avanzada (IOA) 
Esther López Artero
Dpto. Optometría clínica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario