viernes, 24 de agosto de 2012

QUERATITIS POR ACANTHAMOEBA


Aprovechando el verano y los excesos típicos de la época con los baños y el agua, os contamos el siguiente caso clínico que tuvimos recientemente en nuestra clínica. Se trata de una Queratitis producida por una infección por Acanthamoeba.

La Acanthamoeba es un protozoo unicelular de la clase rizopodos, tipo ameba. En determinadas condiciones (como en agua duelce) se puede comportar como parásito oportunista, produciendo determinadas infecciones. Suele vivir en agua dulce y suelo. Se ha encontrado también en bañeras, piscinas, sumideros de agua y aguas estancadas. 
Las Acanthamoebas han sido identificadas, no hace mucho tiempo, como productores de queratitis infecciosas graves, particularmente en portadores de lentes de contacto blandas con mala higiene, o por su uso en piscinas, etc.  

La queratitis producida por Acanthamoeba puede provocar necrosis corneal severa; si evoluciona la infección en una queratitis estromal, bien por un diagnóstico tardío o por un tratamiento equivocado. Se suelen dar en portadores de lentes de contacto blandas, aunque se han dado casos en portadores de lentes de contacto semirrígidas como el siguiente caso clínico.

CASO CLÍNICO:
QUERATITIS POR ACANTHAMOEBA EN PORTADOR DE LENTES DE CONTACTO DE ORTOQUERATOLOGÍA NOCTURNA. A PROPÓSITO DE UN CASO


Mujer, 22 años de edad, que acude a consulta de urgencias por Leucoma corneal en su ojo izquierdo diagnosticado hace dos meses, ligeras molestias, fotofobia y lagrimeo; no refiere dolor. Si refiere evolución en el tamaño del leucoma que le ha crecido desde la primera vez que se lo diagnosticaron. Es usuaria de lentes de contacto rígidas de Ortoqueratología nocturna, pero no las usa desde hace dos meses. La paciente admite haber limpiado las lentes de contacto con agua del grifo anteriormente. Como antecedentes generales está en tratamiento con anticonceptivos orales. La Agudeza Visual es de 1.0 por el O.D, y 1.0 difícil por el O.I. La tensión ocular es de 15mm de Hg en el O.D, y de 17mm de Hg en el O.I. Polo posterior sin alteraciones significativas en ambos ojos. El polo anterior del ojo izquierdo muestra queratitis punctata superficial, leucoma corneal que cubre 3mm infero-nasales de la cornea en su área pupilar, conjuntiva blanca, leve endotelitis subyacente a la zona leucomatosa, Tinción fluoronegativa y Tyndall negativo.
Se instaura tratamiento convencional para queratitis fúngica con Oftalmowell 1 gota cada 2 horas. En principio se sospecha de queratitis producida por Acanthamoeba por la forma de la lesión, pero la clínica sin dolor hace sospechar también de queratitis fúngica. 
A los dos días vuelve a consulta y la lesión se mantiene igual habiendo disminuído las molestias y fotofobia. Se decide entonces comenzar con tratamiento específico para la Ameba con: 
                    - Clorhexidina 0.02% una gota cada hora 
           - Isetionato de dibromopropamidina pomada oftálmica al 0.15% (Brolene) 1 aplicación cada hora

Se le vuelve a ver a las veinticuatro horas, y tolera aceptablemente el tratamiento, aunque tiene sensación de cuerpo extraño. Se mantiene el tratamiento y dosis, y se remite para la realización de una microscopía confocal que confirme definitivamente el diagnóstico de Queratitis por Acanthamoeba.



CONCLUSIONES

El diagnóstico y tratamiento tardío en la queratitis por Acanthamoeba suele ser habitual en esta patología, debido a la escasa presentación de este tipo de queratitis y la fácil confusión con otro tipo tales como las producidas por herpes simple, o las primeras formas de las fúngicas o bacterianas, que suelen tener lesiones de forma parecida en las primeras fases de la queratitis. 
Para concluir, un diagnóstico y tratamiento rápido y adecuado es esencial para el control de esta patología. El tratamiento farmacológico aún no está bien establecido, aunque existen numerosas alternativas que tienen buenos resultados. Debido a la estrecha relación que tiene esta infección con el uso de lentes contacto, hay que advertir sobre el uso de soluciones de mantenimiento no estériles, agua del grifo o agua estancada durante bastante tiempo que son foco de riesgo para transmitir la Acanthamoeba.



Escrito por el Instituto de Oftalmología Avanzada
Esther López Artero
Dpto. Optometría clínica. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario