martes, 19 de enero de 2016

SÍNDROME DE HIPERLAXITUD PALPEBRAL (PÁRPADO FLOPPY)



Se caracteriza por una laxitud exagerada de los párpados que hace que se eviertan fácilmente ante una mínima tracción. Los pacientes que sufren esta entidad tienen con frecuencia conjuntivitis que no mejoran con los tratamientos habituales, irritación ocular, sensación de arenilla, sequedad,  fotofobia, secreciones, inflamación de los párpados y en ocasiones, empeoramiento de la visión.

Los síntomas suelen ser peores por las mañanas y el lado más afectado generalmente corresponde a aquel sobre el que el paciente duerme.

Es importante destacar que este síndrome con mucha frecuencia se asocia a APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO, que se caracteriza por sueño ligero con frecuentes pausas respiratorias, ronquido y somnolencia durante el día. Y a su vez, esta enfermedad se relaciona con cardiopatía isquémica (riesgo de infarto de miocardio), obesidad, hipertensión arterial y tabaquismo.

Los pacientes que sufren el síndrome de hiperlaxitud palpebral tienen con más frecuencia de la habitual anomalías corneales como queratocono y también está en relación con glaucoma.

La causa de esta enfermedad es desconocida, pero se cree que existe una debilidad del colágeno en el tarso (la parte rígida del párpado) tal vez producida por la presión constante al dormir boca abajo para poder respirar mejor, que hace que el párpado se dé la vuelta durante el sueño rozando contra la almohada y dejando desprotegida la córnea lo que produce una irritación de los tejidos oculares.


Respecto al tratamiento, los pacientes mejoran cuando se trata la apnea del sueño, que está presente hasta en el 90% de los casos, adelgazando en caso de obesidad, abandonando el tabaquismo, con aparatos de CPAP (presión respiratoria positiva) o cirugía de la úvula y faringe en los casos más severos.

Para el tratamiento del problema ocular, es efectiva la oclusión nocturna, los lubricantes y si ésto no fuera suficiente, se puede realizar una intervención quirúrgica para tensar los párpados afectados, aunque si no mejora la enfermedad de base, son frecuentes las recidivas.

La importancia de diagnosticar este síndrome radica sobre todo, aparte de las molestias oculares, en investigar la existencia concomitante de APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO, una enfermedad muy infradiagnosticada y que puede poner en serio peligro la vida.

Dra. Concepción Romero Royo


No hay comentarios:

Publicar un comentario